• Rafa Lago

La Nucía “B” sucumbió en su visita a San Blas y se aleja del líder


Naufragio rojillo en la visita al Inter de San Blas en un día para olvidar

Desde el primer minuto se veía que algo no funcionaba. Fueron unos primeros minutos dubitativos donde el equipo dirigido por Toni García no se encontraba cómodo en un campo difícil como el del Inter de San Blas. Solo Marcos en varias jugadas individuales creaba algo de peligro en el área local, pero eran un espejismo de lo que se estaba viendo dentro del terreno de juego. El conjunto local se encontraba a gusto dejándole la posesión al contrario, y saliendo a la contra. Con una presión alta, y forzando pérdidas de balón, sabían que podían hacer daño a los rojillos, y así fue como llego el primer gol. Un buen robo de balón y un mejor pase en profundidad dejó solo a Pibe, que con el balón botando, y de una excelente volea, batió a Roberto para deleite de la afición local. 1 a 0 a los 28 minutos y tocaba remar. Parecía que ese gol iba a venir bien para espabilar al equipo y ponerse el mono de trabajo. Y así fue. Una excelente jugada en banda derecha con Marcos de nuevo como protagonista, y un inspirado Juan que está en racha goleadora y siempre con la caña a punto, estableció el empate al minuto justo. 60 segundos duró la alegría a los locales, aunque no les cayó como un jarro de agua fría ya que no bajaron los brazos en ningún momento. Con el resultado de empate a 1 se llegó al descanso. El equipo sabía que mucho tenía que cambiar la cosa para darle la vuelta al marcador.

Pero no fue así. De vuelta de los vestuarios el equipo salió sin intensidad, y al final, esas cosas en una categoría como esta, se paga. Fruto de ello, y solo 3 minutos después del inicio de la segunda mitad, otra perdida tonta en el centro del campo y en el primer acercamiento del Inter de San Blas, Ethan cabeceó al fondo de la red un buen centro lateral. El equipo seguía como el día, gris y frío. Aún quedaban por delante más de 40 minutos para poder revertir la situación, pero los rivales se sentían cada vez más cómodos y cada vez era más difícil crear ocasiones de peligro. Hasta el final del partido se fueron sucediendo varias oportunidades claras, pero no era el día. Se atacó con más corazón que cabeza y aunque se pudo empatar en varias ocasiones, el rival estuvo más metido, más intenso, y más motivado durante todo el encuentro y gracias a ello, se quedaron los tres puntos en Alicante.

Pero nunca viene mal una derrota así, porque por suerte, hay tiempo por delante para aprender de los errores y no volver a caer en ellos y seguir luchando partido a partido por el objetivo de principio de temporada, el ascenso. Ahora toca ya pensar en el siguiente rival, que tampoco será nada fácil, un Racing Playa de San Juan que viene de puntuar contra el 5º clasificado y viene en espiral positiva y visitarán el Camilo Cano con el único objetivo de llevarse la victoria.


poke.jpg

Suscríbete para Obtener Actualizaciones