• Rafa Lago

Comunicado del ex entrenador del Calpe Benjamín Pérez


Siempre resulta difícil transmitir con unas cuantas palabras lo que se siente cuando nos cesan; como es mi caso, del trabajo que nos apasiona y obsesiona. Despedirse de tanto esfuerzo e ilusión invertida en estos meses de los buenos compañeros, de la afición, de una plantilla comprometida en su mayoría, tengo que decir que no es fácil. No, no lo es. Esto es fútbol, lo sabemos todos, pero no deja de ser triste que no sean temas deportivos los que te hagan estar en la situación en la que me encuentro, cesado como entrenador del Calpe CF.

Las vivencias, emociones y experiencias acumuladas durante estos meses en los que he estado al frente del primer equipo del Calpe, han sido variadas e intensas. Todas no cabrían en comunicado alguno, y tampoco muchas, pensando en el bien del equipo y del club, sería conveniente airearlas. Porque eso es lo que me ha movido desde el primer momento que me incorporé como entrenador, el bien del Primer Equipo y del Club. El alma y el corazón que he puesto desde el primer día, quiero que inspiren también estas palabras de despedida. No he tenido otro objetivo. Mi trabajo, mi compromiso y esfuerzo han estado a su servicio, y ahora, en el momento de la despedida no iba a ser menos.

Amo profundamente este mundo del Fútbol. Creo que no llegaré a entender nunca porque es tan difícil que los valores que como deporte de equipo tiene, estén tan a menudo ausentes de él. Puede que sea un iluso por desear un fútbol limpio de presiones extradeportivas o de intromisiones hacia las competencias del entrenador y de intereses espurios, pero tengo que decir que allá donde me encuentre me esforzaré en dar ejemplo con mi profesionalidad, trabajo, esfuerzo, pasión e ilusión, para que dichos valores: honestidad, compromiso, responsabilidad, ayuda al compañero, nobleza, honor, sean pilares sobre los que construir cualquier club y equipo. Así lo he hecho siempre y por esto se me identifica.

La palabra que resume lo que siento es decepción. Decepcionado, así me siento. Pero no quiero que sea esa la palabra con la que os quedéis, no sería bueno para nadie y tampoco para el club que siempre llevaré conmigo. Quiero que la palabra que recordéis sea Gracias.

Un Club es más que un Presidente y un Director Deportivo, algo que a veces olvidamos con facilidad. Yo no lo olvido y por eso mi “gracias” es unas gracias al equipo, gracias a todos los aficionados y a todos cuantos hacen y trabajan para que este club, ilusione a tantas personas. Gracias también a todos aquellos que me han apoyado y animado en estos momentos difíciles para mí.

No será esta una despedida para siempre. Nos veremos y seguiremos compartiendo nuestro amor al fútbol allá donde esté y donde nos encontremos. Mucha suerte y mucho éxito al CALPE CF. y a toda su afición.

Benjamín Pérez


poke.jpg

Suscríbete para Obtener Actualizaciones