• Rafa Lago

Mi hijo y su diferente forma de vivir el fútbol


Pablo tiene 14 años. Como miles de niños de su edad, todos los fines de semana se levanta muy temprano porque tiene partido. Prepara su uniforme, sus botas y repasa concienzudamente la bolsa para que no se le olvide ninguno de los elementos que le auxilian en su importante tarea. Se despide de su madre y salimos con prisa porque tiene que estar en el campo una hora antes de que empiece el partido.

Pero Pablo vive el futbol de manera diferente a la mayoría de los niños de su edad. Con tan corta edad ya ha vivido al límite con diversas situaciones. En sus espaldas carga una importante responsabilidad, la responsabilidad de muchos niños que luchan por una victoria.

Ha pasado cosas muy fuertes, se han burlado de él, le han lanzado cosas, le han amenazado, la gente que le observa le canta a las espaldas una sarta de insultos… Con sólo 15 años ha aprendido a vivir siendo criticado, juzgado, señalado y observado con lupa; Tiene que soportar la presión de que la mayoría lo ven como el principal responsable de la derrota de su equipo.

Para él, la indiferencia es la victoria, y la recompensa perfecta a un buen partido es el silencio. Mientras el resto de jugadores se felicitan, él se marcha solo al vestuario.

Mi hijo adora el fútbol. Se esfuerza y entrena duro para cumplir sus objetivos pero, a diferencia del resto de niños que juegan al futbol, nadie le aplaude si acierta. No tiene aficionados ni seguidores.

Los demás niños le quieren engañar. Si lo logran, dicen: «¡Qué listo es!». En cambio, sobre él dicen: «¡Qué torpe!». Si ellos se equivocan: «¡Qué mala suerte!». Si él se equivoca: «Ves, es un inútil».

A diferencia del resto de niños, a él no se le permite fallar, cuando el resto de jugadores fallan constantemente. Nadie tiene en cuenta que, al igual que el resto, él también se está formando.

Cuando Pablo explica esto a los demás niños, no logran entenderlo y siempre le preguntan: ¿A qué te dedicas?

– Soy árbitro.


poke.jpg

Suscríbete para Obtener Actualizaciones